La flexibilidad del contrato a tiempo parcial

Javier Echeburúa Martínez

En un entorno económico en el que hay que tener capacidad para adaptar los costes empresariales ante posibles vaivenes de la demanda, planteo la pregunta de si es flexible el contrato a tiempo parcial, como instrumento que permite flexibilizar la relación laboral. Desde mi punto de vista, sí. Los motivos son los siguientes:

  1. Todas las modalidades contractuales (indefinidas y temporales) pueden concertarse a tiempo parcial, salvo el contrato para la formación y el aprendizaje.
  2. La definición de parcialidad se puede entender en función de la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable.
  3. La jornada diaria de estos contratos puede realizarse de forma continuada o partida, pudiéndose realizar una única interrupción.
  4. Se puede pactar un determinado periodo del año a tiempo completo, no trabajando durante el resto de año. El trabajador estará en alta en la Seguridad Social durante todo el año, en el porcentaje que corresponda.
  5. No hay tope mínimo de horas o de porcentaje de jornada para concertar estos contratos, es decir, por poner un ejemplo, se puede pactar para trabajar una hora a la semana.
  6. El empresario en caso de necesidad justificada por razones económicas, organizativas, técnicas o productivas, tiene la posibilidad de modificar el número de horas de trabajo o de distribuirlas de distinta manera a lo largo de la semana, mes o año, preavisando al trabajador con 15 días. Por supuesto, el trabajador podrá oponerse a dicha medida presentando una demanda en el juzgado e incluso pedir al empresario la resolución del contrato cobrando una indemnización, siempre que dicha medida le cause un grave perjuicio.
  7. El trabajador cobrará proporcionalmente al tiempo trabajado en comparación con un trabajador que lo haga a tiempo completo, de acuerdo a tablas salariales que marque el convenio colectivo.
  8. Se pueden realizar horas complementarias (propias del contrato a tiempo parcial) con los límites recogidos en la norma que lo regula.

Por tanto, en mi opinión, una vez está encima de la mesa la reforma sobre la forma de computar su cotización a efectos de las pensiones de la Seguridad Social, es un contrato que bien utilizado (evitando el fraude de ley), y en caso de necesidad, dota de flexibilidad a la organización de la empresa.

Foto del perfil de José María Fernández ComasJavier Echeburúa Martínez es Abogado Laboralista y Responsable de Relaciones Laborales. Socio de ASNALA

De Logroño. Formado en la Universidad de Zaragoza (con año Erasmus en la Universidad de Turín). Máster de Abogacía Internacional por el ISDE y Máster de Gestión y Dirección de RRHH por el Instituto Madrileño de Formación. Tras iniciar mi carrera profesional en Logroño, estuve dos años y medio ejerciendo como abogado laboralista en un bufete internacional en Madrid, regresando a La Rioja para ejercer por cuenta propia compaginando la profesión con la gestión de los Recursos Humanos en un hospital público de la Comunidad. Actualmente, dedicado y centrado en la gestión de las Relaciones Laborales en una multinacional del sector de la automoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *