Borja Adsuara sobre el RGPD: hay que ir hacia marcos regulatorios “sandbox”

 Borja Adsuara, Experto en Derecho y Estrategia Digital repasa los retos que nos trae la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos en nuestro ordenamiento. Blog de Borja Adsuara.
Si prefieres leer la entrada… esta es la transcripción del vídeo

El gran reto que tiene por delante no sólo el Reglamento Europeo sino también la modificación de la Ley Orgánica de Protección de Datos es el objetivo que tiene el Reglamento, que no nos olvidemos que era armonizar en toda Europa la Protección de Datos. Y una cosa que se nos escapa o que no solemos decir que es la libre circulación de datos porque hablamos por economía del lenguaje de la protección de datos y del Reglamento de Protección de datos pero es el Reglamento de Protección de Datos y de libre circulación de datos personales.

De hecho el objetivo no del Reglamento, sino de la Unión Europea es la libre circulación de las personas, de las mercancias y, ahora, de los datos. ¿Por qué?Porque además es algo esencial para la economía del conocimiento, la economía basada en los datos que intenta impulsar también la Unión Europea con las estrategias como por ejemplo pues la estrategia del Mercado Único Digital.

Con lo cual, el primer objetivo es la libre circulación de los datos con las debidas garantías para la protección de los datos de carácter personal. Incluso el artículo 1.3. del Reglamento dice que la protección de los datos personales no limitará la circulación de datos. Bajo ese prisma, y bajo el prisma también de la armonización, el reto que tiene por delante la modificación de la Ley Orgánica de Protección de Datos es no impedir la libre circulación de datos ni la armonización de los distintos regímenes jurídicos de los Estados miembros.

No podemos hacer ahora en cada uno de los Estados una ley supuestamente para adaptar el Reglamento a la realidad nacional que en el fondo al final tengamos una multiplicidad de Reglamentos adaptados de protección de datos, con lo cual se frustraría el objetivo principal del Reglamento que es la armonización y la libre circulación de datos con todas las garantías.

La duda que, no sólo con este Reglamento, sino también con toda la legislación que se refiere a una realidad tecnológica tan cambiante que cada vez que surge un nuevo servicio, un nuevo producto, tiene una obsolescencia rapidísima, cada vez menor. Antes era de cinco años y ahora estamos hablando de tres, de dos años. Esto nos hace prever que esta legislación que ha costado muchos años parirla en la Unión Europea ya nace un poco obsoleta y además su obsolescencia será muy rápida. Incluso ya se habla en términos anglosajones de ir a marcos regulatorios de “sandbox”, que es una especie de laboratorio que permite regulaciones que no sean corsé y en eso tenemos que aprender del sistema anglosajón, que es mucho más abierto y permite la innovación: la innovación tecnológica pero también la innovación jurídica, porque este es un congreso de Derecho e innovación tecnológica, y yo siempre digo que la innovación tecnológica debe de producir también innovación jurídica para poder ser adaptada al ritmo de la innovación tecnológica.

Creo que tendremos que buscar una vía intermedia entre el Derecho anglosajón y el Derecho continental europeo que, por culpa de Napoleón, siempre lo digo, está obsesionado por los códigos. Pues tenemos un sistema muy cerrado, que no es muy propenso ni muy favorecedor de la innovación. Tendremos que preguntarnos alguna vez por qué en Europa no tenemos las empresas innovadoras que hay en Estados Unidos o en Asia y yo creo que si somos críticos y sinceros nos daremos cuenta de que tenemos un sistema regulatorio que no favorece precisamente la innovación.

Publicado por

Amanda Guglieri Lillo

Amanda Guglieri Lillo

Ahora lo llaman growth hacker. Creo en la transversalidad: escribo código y relatos. Siento tanta belleza en una ecuación como en la buena literatura (Arturo Barea, Sara Waters y Amelie Nothomb). También hay belleza en lo jurídico, en donde falta mucho eso que llaman comunicar bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *