Borja Adsuara sobre el RGPD: hay que ir hacia marcos regulatorios “sandbox”

 Borja Adsuara, Experto en Derecho y Estrategia Digital repasa los retos que nos trae la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos en nuestro ordenamiento. Blog de Borja Adsuara.
Si prefieres leer la entrada… esta es la transcripción del vídeo

El gran reto que tiene por delante no sólo el Reglamento Europeo sino también la modificación de la Ley Orgánica de Protección de Datos es el objetivo que tiene el Reglamento, que no nos olvidemos que era armonizar en toda Europa la Protección de Datos. Y una cosa que se nos escapa o que no solemos decir que es la libre circulación de datos porque hablamos por economía del lenguaje de la protección de datos y del Reglamento de Protección de datos pero es el Reglamento de Protección de Datos y de libre circulación de datos personales.

De hecho el objetivo no del Reglamento, sino de la Unión Europea es la libre circulación de las personas, de las mercancias y, ahora, de los datos. ¿Por qué?Porque además es algo esencial para la economía del conocimiento, la economía basada en los datos que intenta impulsar también la Unión Europea con las estrategias como por ejemplo pues la estrategia del Mercado Único Digital.

Con lo cual, el primer objetivo es la libre circulación de los datos con las debidas garantías para la protección de los datos de carácter personal. Incluso el artículo 1.3. del Reglamento dice que la protección de los datos personales no limitará la circulación de datos. Bajo ese prisma, y bajo el prisma también de la armonización, el reto que tiene por delante la modificación de la Ley Orgánica de Protección de Datos es no impedir la libre circulación de datos ni la armonización de los distintos regímenes jurídicos de los Estados miembros.

No podemos hacer ahora en cada uno de los Estados una ley supuestamente para adaptar el Reglamento a la realidad nacional que en el fondo al final tengamos una multiplicidad de Reglamentos adaptados de protección de datos, con lo cual se frustraría el objetivo principal del Reglamento que es la armonización y la libre circulación de datos con todas las garantías.

La duda que, no sólo con este Reglamento, sino también con toda la legislación que se refiere a una realidad tecnológica tan cambiante que cada vez que surge un nuevo servicio, un nuevo producto, tiene una obsolescencia rapidísima, cada vez menor. Antes era de cinco años y ahora estamos hablando de tres, de dos años. Esto nos hace prever que esta legislación que ha costado muchos años parirla en la Unión Europea ya nace un poco obsoleta y además su obsolescencia será muy rápida. Incluso ya se habla en términos anglosajones de ir a marcos regulatorios de “sandbox”, que es una especie de laboratorio que permite regulaciones que no sean corsé y en eso tenemos que aprender del sistema anglosajón, que es mucho más abierto y permite la innovación: la innovación tecnológica pero también la innovación jurídica, porque este es un congreso de Derecho e innovación tecnológica, y yo siempre digo que la innovación tecnológica debe de producir también innovación jurídica para poder ser adaptada al ritmo de la innovación tecnológica.

Creo que tendremos que buscar una vía intermedia entre el Derecho anglosajón y el Derecho continental europeo que, por culpa de Napoleón, siempre lo digo, está obsesionado por los códigos. Pues tenemos un sistema muy cerrado, que no es muy propenso ni muy favorecedor de la innovación. Tendremos que preguntarnos alguna vez por qué en Europa no tenemos las empresas innovadoras que hay en Estados Unidos o en Asia y yo creo que si somos críticos y sinceros nos daremos cuenta de que tenemos un sistema regulatorio que no favorece precisamente la innovación.

Cristina Jiménez Savurido: Cada año uno tiene que renovarse y aprender cosas nuevas

En vídeo
Cristina Jiménez Savurido, presidenta de la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa (FIDE) aborda en esta entrevista los errores que se están cometiendo en la formación de la abogacía de cara a su incorporación a un mercado laboral.
Si prefieres leer la entrada… esta es la transcripción del vídeo

¿Qué está fallando en la incorporación de la abogacía joven a la profesión?
Yo creo que hoy las Universidades no están proporcionando los contenidos, las habilidades y las capacidades que está requiriendo el mercado de la abogacía. Creo además que hay que contextualizar: puede haber situaciones de abusos en las que los jóvenes estén efectivamente realizando un trabajo que deberían estar realizando en el ámbito laboral de un despacho de abogados y lo están haciendo como falsos autónomos. Pero también la sociedad está cambiando. Hoy en día hay que saber qué valor aportamos en cada una de las instituciones y resulta que cuando hay estudiantes que lo único que han hecho es que han estudiado una carrera normal y no tienen mayores capacidades ni mayor formación, ese valor hoy realmente no está siendo reclamado por los despachos de abogados ni por las empresas. Entonces también hace falta una labor individual por parte de los profesionales, de intentar situarse con una mayor formación, con una mayor capacitación en un lugar en el que aportemos valor a nuestro trabajo.
Una parte de lo que están haciendo los abogados hoy, o de lo que en teoría creen que pueden hacer cuando terminan la carrera está siendo ya sustituido por sistemas inteligentes que hacen ese trabajo con un menor coste y por tanto no son necesarios en el mercado de trabajo.

¿Cuál debería ser el papel de la Universidad?
La Universidad tiene que abrirse a los cambios tecnológicos, a los cambios científicos, a los cambios sociales que estamos viviendo y enseñar a los universitarios a tener una mayor capacidad crítica y además otros contenidos distintos de los exclusivamente jurídicos.

¿Y el de los Colegios de Abogados?
Los Colegios de Abogados yo creo que parcialmente deben de aportar también formación a los abogados en ejercicio a lo largo de su vida profesional porque sin duda no basta con los estudios universitarios. Cada año uno tiene que renovarse y aprender cosas nuevas. Y también a otras necesidades profesionales, necesidades corporativas, que tienen los abogados.

¿Qué se está haciendo desde FIDE?
En FIDE estamos constantemente analizando y debatiendo los cambios tecnológicos, los cambios científicos, cómo influyen estos en los cambios de la sociedad, en el nuevo modelo de sociedad que tenemos, en los nuevos modelos económicos y todas las implicaciones jurídicas que ello tiene. Y de hecho estamos desarrollando actividades formativas para todos los profesionales, también los recién graduados, con la finalidad de aportarle estas capacidades, estas habilidades, y que empiecen a comprender cuál debe de ser el papel del abogado en las nuevas empresas y en los nuevos modelos de negocio.

Martín Godino: Precarización de la abogacía [joven], crisis, exceso de abogados y reducción de los precios de los servicios

En vídeo
Martín Godino, presidente de la Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA) y Socio Director en Sagardoy Abogados repasa en esta entrevista la precarización en el ejercicio de la abogacía: ¿en qué se está fallando en la incorporación de la joven abogacía? ¿Cuál debería ser el papel de los colegios de abogados? ¿Y el de las universidades? Asnala imparte en discentius el curso Contrato laboral: cómo redactarlo y cuándo firmarlo
Si prefieres leer la entrada… esta es la transcripción del vídeo

¿Qué está fallando en la incorporación de la abogacía joven a la profesión?

En la incorporación de la abogacía está ocurriendo lo mismo que está pasando con la incorporación de los jóvenes a todo el resto de profesiones. Son datos malos, son datos negativos, pero no creo que sean peores que si se preguntara por la incorporación de los ingenieros o de los arquitectos. Es mi opinión.

Esa precariedad salarial o ese bajón del nivel salarial yo creo que también tiene otra razón que es una bajada muy importante de los precios de los servicios de la abogacía en el mercado. Si se toman los datos de retribución de los abogados jóvenes salen datos muy malos pero probablemente hoy, y esto son malas noticias para todos, si se tomaran los datos de retribución de un segmento de abogacía de 40 a 50 años, no serían de la misma dimensión negativa pero serían también negativos.

Yo creo que se ha producido una combinación mala: época de crisis, exceso de abogados y reducción de los precios de los servicios en el mercado legal  -que es evidente porque los clientes cada vez están dispuestos a pagar menos por los servicios legales quizás también por la influencia de la tecnología, por un acceso a la información que es muy fácil y gratuito prácticamente para todo el mundo lo que hace que para que los servicios legales tengan valor tengan que tener un valor añadido. No basta la información. Ya nadie paga por que le mandes la información de las sentencias últimas, etcétera.

¿Cuál debería ser el papel de la universidad?

Creo que se está mejorando pero sigue siendo impresncindible que la universidad camine más hacia lo que antes decía, no dar conocimientos que son accesibles. Es que hoy la accesibilidad es tan universal, tan inmediata, al toque de un clic, que aprenderse de memoria las sentencias que han salido sobre una materia tiene poco sentido.

Yo creo que la Universidad cada vez más tiene que ir mucho más deprisa hacia el conocimiento de debate, de discusión, de compartir, de análisis de casos prácticos, de interacción con la abogacía ya desde la universidad y eso requiere también colaboración institucional. Ese es el futuro.

¿Y el papel de los Colegios de abogados?

Seguimos teniendo una separación entre el mundo universitario y el mundo profesional representado por los colegios de abogados como si fuera un corte. Entonces, creo que ahí hay también una parte quizás de celos profesionales o de ámbitos que se reserva cada uno que no es bueno.

La universidad tiene que contar con los colegios de abogados, que es tanto como decir que tiene que contar con los abogados. Y es muy difícil. De hecho, las dificultades presupuestarias de las universidades han llevado a que se hayan reducido fundamentalmente el número de profesores asociados, que eran los profesores que estaban vinculados al mundo de la profesión. Eso se ha disminuido radicalmente de tal forma que el alumno universitario sale de su carrera o de su grado de cuatro años, o incluso del máster, sin haber visto a un profesional de la abogacía. Yo creo que eso hay que corregirlo. Tienen que corregirlo las universidades y tienen que corregirlo los colegios de abogados. Es lo que ocurre en otros países. Sería impensable en EE.UU. que un futuro profesional no hubiera estado trabajando y viendo lo que hacen los abogados, los magistrados de un tribunal, etcétera, y aquí sigue ocurriendo.

¿Qué se está haciendo desde la Asociación Nacional de Laboralistas?

Lo que estamos haciendo desde las asociaciones y desde ASNALA lo intentamos hacer es completar y ayudar en esa formación que posiblemente en la universidad no se ha realizado. Nosotros tenemos un tratamiento especial en forma de promoción económica para la incorporación a la asociación de jóvenes laboralistas en el entendimiento también de que son los que más pueden tener beneficio y a la vez necesitar ayuda desde la profesión para la incorporación. Y la incorporación requiere de conocimientos y de contactos también y en ese sentido la asociación yo creo que intentamos ser una plataforma donde el abogado laboralista en nuestro caso pues no sólo se forme en el sentido técnico sino que aprenda a conocer a los que van a ser sus pares, los abogados de la otra parte, sean de empresas o de sindicatos, los jueces, etcétera. Y en ese sentido trabajamos desde la asociación.

No hagas un curso online si no…

No hagas un curso (online o presencial) si antes no cumples con los siguientes cinco puntos: (descargar en PDF)

1. ¿Tienes tiempo?

Es lo primero que tienes que plantearte. Un curso online requiere, al igual que uno presencial, dedicación. Por eso te proponemos que te formules la siguiente pregunta: ¿Te comprometes de verdad a llegar hasta el final del curso?

Los cursos que puedes encontrar en discentius duran entre 3 y 8 semanas (depende de la materia). Coteja las fechas y los compromisos que puedas tener y evalúa si realmente vas a poder sacarle partido. Piensa que en un curso online también hay fechas de entrega.

Es importante para llegar a tiempo, realizar los cuestionarios de evaluación, leer los apuntes o entregar los casos prácticos, de haber. Planifica eficazmente tu tiempo y no lo dejes todo para el final. En cada curso de discentius hay información sobre la carga de trabajo semanal.

2. ¿Has elegido la plataforma idónea para formarte?

No todas las plataformas de formación existentes en el mercado te ofrecen una información completa sobre los contenidos que se abordan en los cursos o la metodología. En consecuencia es frecuente que los cursos impartidos no cumplan con las expectativas del discente.

Te recomendamos que hagas una búsqueda de lo que se está ofertando y te decidas por la más transparente, la que mejor se ajuste a tus necesidades.

No te quedes con dudas, la mayoría dispone de servicio de atención al cliente. Escríbele, evalúa cuánto tardan en responder, conversa y… decide.

3. El curso que vas a elegir, ¿seguro que es el que necesitas?

En el sector jurídico es común que algunas materias despierten mucho interés en un momento dado por motivos de actualidad. Muchas veces en torno a estas materias de surgen multitud de cursos. ¿Pero cómo elegir el que más te interesa?

Te recomendamos que compares los contenidos de los cursos, la trayectoria del docente que los imparte y la metodología a seguir. También tu calendario.

4. ¿Crees que por que sea online es más fácil?

Los cursos online no son más fáciles que los presenciales. Ni tampoco más difíciles. Sólo tienes que ser consciente de que necesitan de tu dedicación y tiempo. Tienen muchas ventajas (tú marcas el ritmo, ahorras en tiempos de desplazamiento, accedes a los materiales cuando quieras, etc.), pero no hay que confundir “facilidad” con “fácil”.

Tómatelo en serio. Es posible que tengas que reajustar tu agenda, así que coméntalo en tu entorno: di que durante unas semanas vas a realizar un curso y te va a requerir dedicación y compromiso, el mismo que requeriría un curso presencial, sólo que con la ventaja de hacerlo desde donde quieras.

Y ahora sí: ¿estás preparado?

¿Para qué haces el curso? Piensa bien en tu motivación. ¿Un certificado? ¿Adquisición de conocimientos, habilidades y competencias? Tenlo claro y una vez lo sepas, ve a por ello.

Hay muchas formas de sacarle el máximo jugo a un curso: aprovecha los materiales que se ponen a tu disposición, sácale partido al contacto con el profesor (escríbele), amplia tu networking conectando por redes sociales… básicamente convierte esta experiencia en una relación significativa a través de las herramientas del online.

Hacer un curso al 100% puede ser el trampolín a una nueva y mejor experiencia. Todo depende de actitud y dedicación. ¿Estás preparado?

Jose María Fernández Comas: Buscadores de abogados, cómo elegir el mejor market place para tu despacho

En vídeo
 José María Fernández Comas desgrana en este vídeo todo lo que una firma de abogados necesita para elegir un buscador de abogados, por qué estar y cuáles son algunas de las ofertas más interesantes en el mercado. Actualmente dirige desarrollo de negocio en discentius y es embajador del Instituto de Innovación Legal. Asimismo imparte el curso Dr. Lawyer & Mr. Sales: Claves en la venta de servicios jurídicos
Si prefieres leer la entrada… esta es la transcripción del vídeo

Dentro de este imparable y estimulante fenómeno Legaltech, y concretamente de los software o servicios online que facilitan el contacto comercial entre los profesionales del sector legal y sus potenciales clientes, los buscadores de abogados, especialmente los que se identifican con el formato marketplace, se están convirtiendo en una acción comercial cada vez más utilizada en tu estrategia de captación de clientes.

Aunque vender servicios jurídicos a tu cliente actual es mucho más barato y sencillo, los despachos dedicáis cada vez más recursos a la captación de nuevos clientes. Si estás pensando en invertir para reforzar tu posicionamiento en un marketplace, valora bien tu decisión porque, si reparas en la infografía que acompaña el texto, publicada en el blog de Nubbius hace sólo 4 años, son muchas las plataformas  que han tenido una vida tan corta como frustrante ha sido la experiencia para los juristas que en ellas confiaron, pero son muchas más y posiblemente mejores las propuestas que están surgiendo en esta imparable revolución del sector legal que estamos viviendo. Parece razonable tener en cuenta una serie de pautas a la hora de contratarlos, sin ánimo de realizar un inventario de las plataformas existentes, prácticamente todas ellas dignas de conocer al mismo nivel que las que aquí se mencionan.

Unas premisas antes de hacer tomar una decisión: estos marketplaces necesitan generar un intenso tráfico hacia sus plataformas, porque sois muchos los despachos que queréis recibir leads  (o solicitudes de información) productivos para generar negocio. Eso supone, en principio, que deben tener un cierto músculo financiero y unos notables recursos técnicos para atraer a particulares, PYMES y autónomos que tengan necesidades legales o quieran prevenirlas.

Si concretamos las acciones vinculadas a las estrategias de posicionamiento orgánico, es decir, el SEO, y la gestión de enlaces patrocinados en los motores de búsqueda, el SEM, ten en cuenta que los buscadores de abogados compiten no sólo entre ellos, sino también con el resto de despachos, especialmente aquellos mediáticos que todos conocemos. Todo ello provoca que según con qué tipo de búsquedas quieras posicionarte, el presupuesto se incremente sustancialmente.

Te invito, pues, a que consideres la inversión en marketplaces como un posicionamiento compartido. No parece una idea descabellada cuando tu presupuesto tiene un límite. Con estas premisas, ¿qué plataforma es la más adecuada para tu perfil profesional? Si hablamos de buscadores de abogados, hay que hacer obligada referencia a El Abogado.com, plataforma pionera y, en estos momentos, posiblemente, la más mediática de estas herramientas y la que más tráfico atrae.  Pero, ¿realmente te interesa recibir muchos contactos, más allá de que sean realmente rentables?

Creo que este es uno de los factores más decisivos en este tipo de acciones comerciales, uno de los que más quejas suscita para los abogados que contratan estos espacios. A veces le otorgas más importancia a la cuota que debes pagar por estar en determinado buscador, cuando lo más razonable es que todo tu interés se dirija al retorno que obtengas en tu inversión. No priorices la cantidad de leads que te llegan y al dinero que gastes, sino las contrataciones que finalmente consigues, las hojas de encargo que firmes. El tráfico  a tu web o los e-mail que recibas, por sí solos, no pagan tus bases de datos ni tu formación continua.

Tuappbogado

Una de las propuestas que puede dar solución a esto es Tuappbogado, un proyecto que debes tener en cuenta a la hora de tomar tu decisión. Esta plataforma dispone de un call center que filtra telefónicamente los leads generados para que tú sólo recibas los que realmente pueden ser productivos. Podrás recibir menos solicitudes, pero de más calidad.

En estos momentos, quizás estés valorando lo siguiente. Si estoy dedicando 50, 100 o 200 € mensuales en este ‘posicionamiento compartido’, ¿por qué no invierto ese dinero en posicionamiento de mi firma? Efectivamente, nunca hay que olvidar la posibilidad, en función de tu presupuesto, de generar negocio a través de tu propias acciones SEO (por ejemplo, potenciando tu blog y esforzándote en la creación de contenido de valor, especialmente en formato video, que te postule como experto en tu materia) y SEM, una apuesta más a corto plazo. En todo caso, y dado que son acciones complementarias, quizás lo razonable sea poner los huevos en diferentes cestos; eso sí, siempre de forma planificada y con una estrategia clara. Recuerda que eres abogado, muy bueno, pero sólo abogado, y no experto en marketing.

Elige una plataforma que te ayude a empatizar con tus potenciales clientes, que sepa ponerse en sus zapatos, especialmente conociendo sus criterios de búsqueda y sus intereses como usuarios necesitados de aliviar y solucionar su dolor jurídico.

 

  • Es necesario que utilices keywords directamente relacionadas de forma muy específica con las necesidades del usuario.
  • Es fundamental que en el espacio de que dispongas te diferencies, sin abundar en las clásicas definiciones de la abogacía tradicional. Habla de solucionar problemas, de tus casos de éxito, de anticiparte a los riesgos, y en el caso de PYMES o autónomos, de ayudar a generar oportunidades de negocio. Ya no tienes clientes, tienes aliados.
  • Valora si te interesa formar parte de un marketplace que no ponga límites a las especialidades de sus despachos. La masificación es mala para que los leads sean de calidad, y tampoco creo que sea bueno para el usuario. Dos o tres especialidades por despacho puede ser una opción plausible.
  • Por otro lado, ¿crees que es justo que aparezcan en espacios destacados una serie de abogados sólo por el hecho de pagar más dinero que tú a la plataforma? ¿Es el parámetro de diferenciación que al potencial cliente le puede interesar más para la solución de sus problemas jurídicos?
  • Finalmente, la geolocalización se convierte en una opción muy recomendable, toda vez que un abogado cercano al usuario tiene más posibilidades de conocer su entorno socioeconómico, entre otros factores clave para la generación de confianza, la materia prima de los servicios jurídicos.

LexGoApp

LexGoApp, una de las últimas propuestas en llegar, cumple satisfactoriamente estas características. Se trata de un proyecto muy recomendable que debes conocer, porque, entre otras cosas, tiene detrás un equipo de dirección y mentoring de enorme solvencia profesional y que conoce perfectamente el sector legal y empresarial. También es muy aconsejable visitar su blog, con contenidos realmente breves y prácticos.

 Todo este esfuerzo económico, que debe concluir con la recepción por tu parte de leads productivos, caerá en saco roto si no pones de tu parte y observas una actitud comercial adecuada. En muchos casos, tus potenciales clientes te escribirán a través de la plataforma sobre sus necesidades legales sin tener demasiado espacio para ello. También es muy posible que compartan esa necesidades no sólo contigo, sino con otros colegas de la plataforma. Al fin y al cabo, es lo mejor para el usuario: poder elegir.

  • Interpreta hábilmente la información que te llegue para descifrar las necesidades del cliente y transmitirle tu propuesta de valor.
  • Envía una convincente respuesta y esfuérzate para que tu propuesta supere sus expectativas.
  • Y muy especialmente, sé el primero en hacerlo para demostrar al cliente que eres conscientes de su urgencia y que para ti es una prioridad absoluta. Si el cliente se toma la molestia de dirigirse a ti a medianoche o en fin de semana, merece tu empatía y reciprocidad.

RocketLawyer

Sin duda alguna, seguirán apareciendo proyectos competitivos y más sofisticados si cabe y que se adapten a los hábitos de los consumidores actuales. Uno de los últimos es la flamante Rocket Lawyer, que utiliza una hoja de ruta muy interesante. Muy resumidamente: como punto de partida, ofrece a particulares, autónomos y PYMES unas guías jurídicas, sencillas pero de alto valor añadido, como primera medida para orientarles en su ‘dolor jurídico’. A continuación, estos potenciales clientes tienen la posibilidad de generar un contrato automatizado y a medida como solución a su problema legal. Se trata de otro de los modelos de las Legaltech, la automatización de documentos legales, que muy pronto también será muy útil para tu despacho, si no lo es ya. Estos dos primeros pasos pueden interpretarse como una especie de filtro, de control de calidad (¿os acordáis del papel que hacen los call center en algunos buscadores?), que conduce sólo a los contactos más productivos a la tercera opción, en la cual pueden preguntar a un abogado de la red Rocket Lawyer.

El futuro nos va a deparar novedades realmente atractivas en este tipo de plataformas. Por identificar sólo dos, el formato video es protagonista y aún lo será más a la hora de captar y fidelizar clientes para tu firma. Es un formato que transmite poderosamente, muy cercano y que genera confianza y credibilidad. Si se acaba implementando en los marketplace, aunque sea un proceso costoso, será bueno para el usuario y mejor para el despacho.

La inteligencia artificial combinada con el open data nos proporcionará experiencias realmente inigualables. Ya las estás viviendo con productos como Tirant Analytics, vLex Analytics, Big Data Jurist y en breve Jurimetría, entre otras herramientas que valoran tus probabilidades de éxito teniendo en cuenta al juzgador. Imaginaos que, además, las plataformas incluyan herramientas de analítica jurisprudencial para valorar al abogado en virtud de sus casos de éxito. Todo esto parece lejano, pero ya está ocurriendo.
Premonition, en Estados Unidos, es un sistema de Inteligencia Artificial que bucea en Big Data para averiguar qué abogados ganan y ante qué Jueces. ¡Impresionante¡

Ahora sólo oyes un rumor que se acerca cada día más, pero no dudes que todo lo que está pasando alrededor de las Legaltech es un tsunami que más temprano que tarde afectará totalmente a tu profesión. De ti depende dejarte arrastrar por ese fenómeno imparable o decidirte a surfear en la cresta de esa ola gigante para beneficiarte de todas las oportunidades que puede ofrecerte una implementación inteligente de la innovación y la tecnología en tu despacho.

APROED se incorpora a los socios colaboradores de discentius

Desde discentius damos la bienvenida a la Asociación de Abogados y Ciudadanos Pro Estado de Derecho (APROED) como próxima entidad colaboradora de la plataforma.  Ángel Juárez, su presidente nos la presenta a continuación

 VÍDEO: Ángel Juárez (@JuarezAbejaro) presenta a la Asociación de Abogados y Ciudadanos Pro Estado de Derecho (APROED), que preside, planteándonos preguntas muy válidas y necesarias: ¿se puede ser apolítico y defender el Estado de Derecho? ¿Hace falta cambiar la Constitución? ¿Cómo pueden mejorarse los estatutos de los colegios de Abogados para hacerlos más democráticos? ¿Y la joven abogacía?

 

Luces y sombras de la Mediación en España

¿Tiene sentido cuando se dice que hay una burbuja de la Mediación? ¿Se puede vivir de la Mediación? ¿Por qué se está tardando en arrancar la Mediación en España? ¿Abogacía versus Mediación? ¿Se gana más con un litigio que con un proceso de Mediación? ¿Sabe un cliente cuándo acudir a la Mediación?
Miguel Ángel Moreno Ramos es abogado, mediador y presidente de la Asociación Internacional de Mediación PACTUM. Hacía ya tiempo que queríamos entrevistarlo para formularle estas preguntas . Sus respuestas (VER EL VÍDEO) no nos han decepcionado. Claro, directo y sin pelos en la lengua.
Miguel Ángel Moreno imparte en discentius el curso Programa de mediación, análisis y gestión de conflictos para habilitarte como mediador:

Programa de mediación, análisis y gestión de conflictos

La flexibilidad del contrato a tiempo parcial

Javier Echeburúa Martínez

En un entorno económico en el que hay que tener capacidad para adaptar los costes empresariales ante posibles vaivenes de la demanda, planteo la pregunta de si es flexible el contrato a tiempo parcial, como instrumento que permite flexibilizar la relación laboral. Desde mi punto de vista, sí. Los motivos son los siguientes:

  1. Todas las modalidades contractuales (indefinidas y temporales) pueden concertarse a tiempo parcial, salvo el contrato para la formación y el aprendizaje.
  2. La definición de parcialidad se puede entender en función de la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable.
  3. La jornada diaria de estos contratos puede realizarse de forma continuada o partida, pudiéndose realizar una única interrupción.
  4. Se puede pactar un determinado periodo del año a tiempo completo, no trabajando durante el resto de año. El trabajador estará en alta en la Seguridad Social durante todo el año, en el porcentaje que corresponda.
  5. No hay tope mínimo de horas o de porcentaje de jornada para concertar estos contratos, es decir, por poner un ejemplo, se puede pactar para trabajar una hora a la semana.
  6. El empresario en caso de necesidad justificada por razones económicas, organizativas, técnicas o productivas, tiene la posibilidad de modificar el número de horas de trabajo o de distribuirlas de distinta manera a lo largo de la semana, mes o año, preavisando al trabajador con 15 días. Por supuesto, el trabajador podrá oponerse a dicha medida presentando una demanda en el juzgado e incluso pedir al empresario la resolución del contrato cobrando una indemnización, siempre que dicha medida le cause un grave perjuicio.
  7. El trabajador cobrará proporcionalmente al tiempo trabajado en comparación con un trabajador que lo haga a tiempo completo, de acuerdo a tablas salariales que marque el convenio colectivo.
  8. Se pueden realizar horas complementarias (propias del contrato a tiempo parcial) con los límites recogidos en la norma que lo regula.

Por tanto, en mi opinión, una vez está encima de la mesa la reforma sobre la forma de computar su cotización a efectos de las pensiones de la Seguridad Social, es un contrato que bien utilizado (evitando el fraude de ley), y en caso de necesidad, dota de flexibilidad a la organización de la empresa.

Foto del perfil de José María Fernández ComasJavier Echeburúa Martínez es Abogado Laboralista y Responsable de Relaciones Laborales. Socio de ASNALA

De Logroño. Formado en la Universidad de Zaragoza (con año Erasmus en la Universidad de Turín). Máster de Abogacía Internacional por el ISDE y Máster de Gestión y Dirección de RRHH por el Instituto Madrileño de Formación. Tras iniciar mi carrera profesional en Logroño, estuve dos años y medio ejerciendo como abogado laboralista en un bufete internacional en Madrid, regresando a La Rioja para ejercer por cuenta propia compaginando la profesión con la gestión de los Recursos Humanos en un hospital público de la Comunidad. Actualmente, dedicado y centrado en la gestión de las Relaciones Laborales en una multinacional del sector de la automoción.

Tenemos nuevo socio en la oficina…

Siempre es un placer abrir la puerta a un socio nuevo y en este caso lo es por partida doble al tratarse de la Asociación Española del Derecho Entretenimiento (DENAE), que a partir de ahora se incorpora al elenco de entidades colaboradoras de discentius para brindar en la plataforma sus contenidos audiovisuales.

La página de DENAE en discentius reúne en formato audiovisual contenidos de cualquier área del Derecho relacionados con el ocio, el entretenimiento y el deporte. En ese sentido sirve de punto de encuentro para profesionales cuya actividad esté centrada en dichas áreas. Algunos de ellos son:

 Imagen de perfil TOÑO SANGRADOR ANDREU
Gerente de producto digital en Atresmedia Publicidad
 Imagen de perfil PAULA ORTIZ LÓPEZ
Directora jurídica y de relaciones institucionales de IAB Spain
Imagen de perfil PHILIPPE GONZALEZ
Instagramer
 Imagen de perfil ÁLVARO HERNÁNDEZ-PINZÓN GARCÍA
Director estratégico de recaudación y asesoría jurídica nacional de AIE

Videomárketing para atraer clientes a tu firma: ventajas y consejos

José María Fernández Comas

Según un estudio de CISCO publicado el año pasado, los vídeos acapararán el 80% de todo el tráfico de internet en 2019. El vigor de la imagen frente a la palabra se impone y el videomárketing se incorpora imparablemente como una herramienta fundamental para difundir la marca de tu firma y los servicios que prestas a través de internet por su poderoso nivel de impacto en el cliente, la facilidad del formato para el feedback y su determinante viralidad.

Las ventajas son incuestionables:

  • Atraes y fidelizas clientes a través de contenidos audiovisuales que aportan valor al target al que te diriges.
  • Usas un formato idóneo por su capacidad para ser recordado para generar el efecto top of mind: estar en la mente del potencial cliente cuando vaya a tomar la decisión de contratar un servicio jurídico.
  • Fortaleces tu posicionamiento como experto fiable en tu especialidad y, muy especialmente, te diferencias.
  • Creas confianza con un formato que transmite credibilidad de una manera cercana, directa y rápida y que, en cierto modo, hace tangible el servicio jurídico y al profesional que lo presta.
  • Refuerzas tu marca y reputación.

Si tu objetivo es atraer clientes como preludio de la acción comercial, debes generar contenidos audiovisuales con un mensaje adecuado a esta misión, y que no puede tener las mismas características que un vídeo corporativo o el que reproduce un desayuno, seminario o conferencia, formatos que tienen objetivos distintos. Por ello, compartimos 10 consejos que pueden ayudarte en tu decisión:

  1. Ayuda a solucionar problemas. Sacia la sed de tu potencial cliente con contenidos útiles, traducidos al idioma de su sector, concretos, que aporten valor y adelanten vías a la resolución de su problema. Transmite sólo 3 o 4 ideas, pero bien construidas
  2. Cuida tu imagen adaptándola a tu target para acercarte a tus clientes. Si quieres trabajar con start up’s tecnológicas la corbata no es la mejor amiga.
  3. Utiliza elementos gráficos para ser atractivo y, ¿por qué no?, entretenido y que refuercen los aspectos que quieres enfatizar.
  4. Publícalos donde esté tu audiencia. Puedes optar por tu blog, Youtube, o Vimeo. Otra alternativa muy atractiva es Discentius, donde prestigiosos actores del sector legal comparten su conocimiento.
  5. Incorpora una call to action para redirigir al usuario a tu web (verás cómo se incrementan las visitas), diseñada para generar más confianza y transmitir mayor credibilidad, apuntalando los efectos de tu contenido (un vídeo corporativo ayudaría en este objetivo).
  6. Utiliza los metadatos de forma inteligente:
    • Las etiquetas deben estar relacionadas con el contenido para una óptima indexación
    • Cuida el título de tu video, vital para que los buscadores localicen tu vídeo. Funcionan muy bien títulos como ‘Qué hacer en un control de alcoholemia’.
    • No te olvides de añadir tu logo, descripción del contenido y enlaces. Toda esta información debe ser muy específica e identificada con lo que quieres transmitir, con la naturaleza del dolor jurídico de tu cliente.
  7. Duración: en general, entre 3’ y 4’ puede ser una buena idea. Sólo tienes que ponerte en el lugar del que está consumiendo tu contenido. Con un problema legal, y localizando en Google soluciones al mismo, ¿dedicarías mucho más tiempo a ver y oír los resultados de tus búsquedas? No pierdas de vista los requisitos en duración que imponen ciertas redes sociales, y no dudes en asesorarte con expertos en contenidos audiovisuales. Por ejemplo, en Twitter no puedes alargarte más de 2 minutos. Y por último, pero quizás lo más importante, mentalízate: los primeros 10 segundos son vitales para el engagement con tu cliente. Si no transmites confianza y credibilidad desde un principio, te abandonará.
  8. ¡Planifica!: sin una estrategia previa no vas a ningún sitio. Ten claro qué quieres decir, quién lo debe transmitir y a quién quieres dirigirte. No olvides el perfil de las redes sociales donde vas a publicarlo, sus puntos débiles y fuertes. Por otra parte, una propuesta tan beneficiosa no podía estar exenta de una cierta responsabilidad a la hora de ejecutarla. Como socio del despacho, puedes desenvolverte muy bien en Sala y manejarte impecablemente negociando con altos directivos, pero delante de la cámara debes asegurarte que aportas lo necesario a la hora de transmitir el valor de tu firma. Por ello, es fundamental tener claro qué se dice y quién lo dice, porque del mismo modo que un contenido bien planificado está destinado al éxito, otro llevado a cabo por el profesional menos indicado puede causar un enorme perjuicio.
  9. Invierte en calidad: te juegas tu credibilidad, por lo que los vídeos deben ser profesionales y estar a la altura de tu excelencia. Grabar y editar un video no es tan simple como escribir un post. Temporaliza todos tus contenidos organiza al detalle su difusión. Y sobre todo agenda esta actividad, que forme parte de tu calendario: no intentes llevar a cabo estas acciones en tus ratos libres.
  10. No estropees el inicio de una hermosa amistad con una actitud comercial: no ha llegado el momento para ello, todavía. Haz que aflore tu Dr. Lawyer, y aparca a tu Mr. Sales.

Foto del perfil de José María Fernández ComasJosé María Fernández Comas es fundador de Derecho Práctico, Legal Sales Force y Lexplorer

Actualmente dirige desarrollo de negocio en discentius y es embajador del Instituto de Innovación Legal. Asimismo imparte el curso Dr. Lawyer & Mr. Sales: Claves en la venta de servicios jurídicos

Nacido en Barcelona, consultor comercial en Discentius y Lawyerpress y fundador de Derecho Práctico (blog especializado en contenidos sobre gestión del despacho y venta de servicios jurídicos), Lexplorer (comparador de herramientas para el jurista) y Legal Sales Force (fuerza de ventas especializada en el sector legal). Colaboro a través de artículos sobre estas materias en publicaciones digitales como Lawyerpress y Economist & Jurist. He aportado valor durante los últimos 15 años en cargos de responsabilidad de los departamentos de ventas y marketing de proveedores de tecnología a despachos (gestión del conocimiento y software legal) como Difusión Jurídica, vLex y Sepin. Master en Marketing Digital por el IIMN’